HDMI 2.1 en productos comerciales desde 2017 HDMI 2.1 en productos comerciales desde 2017
Se ha hecho esperar, pero HDMI 2.1 va a ser una realidad desde este 2017, con productos que incluyen televisores, ordenadores y, quizá, una... HDMI 2.1 en productos comerciales desde 2017

La idea de tener un conector que ofrezca más ancho de banda es recurrente. En la era digital, hemos tenido de todo, con ideas ya olvidadas y otras que intentan imponerse, como el HDMI 2.1. Una nueva iteración del estándar de conexión que se ha vuelto inteligente y empezaremos a ver en productos comerciales a partir de la segunda mitad de 2017.

El estándar HDMI 2.1 por fin hará que las teles 8K tengan algo de sentido.

Con los cables y conectores HDMI 2.1 vamos a poder conectarnos a esas pantallas 8K que empiezan a hacerse hueco. Unas que prometen hacernos olvidar lo de las 4K, cuando haya algo que las pueda alimentar en condiciones. De momento, las características de HDMI 2.1 no son muy pretenciosas al máximo de resolución. Pero este nuevo estándar supone un salto notable frente a la versión anterior.

Lo que trae HDMI 2.1

Un cable nuevo, compatible con los estándares anteriores, junto a un conector más eficiente hacen que HDMI 2.1 llegue a resoluciones 8K hasta 60 imágenes por segundo, con HDR activado. Es decir, que el alto rango dinámico parece que será algo estándar de aquí en adelante, igual que lo fueran las paletas de 16 millones de colores hace décadas. Eso sí, ahora hablamos de más de 1.000 millones para empezar.

Esperemos que los fabricantes de hardware adopten pronto el HDMI 2.1.

En resoluciones 4K, el estándar HDMI 2.1 ofrece hasta 120 imágenes por segundo con todo tipo de chiribitas visuales. Todas las que ofrece la versión anterior con mucha menos fluidez, vaya. Así, parece que por fin tendremos un conector familiar que nos sirva para jugar en VR, sin restricciones y con más sencillez. Recordemos que el HDMI, desde hace tiempo, también permite transmitir datos como un conector Ethernet, con lo que no solo hablamos de imágenes y sonido. ¿Para cuándo un HDMI 2.1 inalámbrico sin lag?

Volvamos al HDR o Alto Rango Dinámico. Esa característica que nos hace creer que vemos imágenes mágicas, con millones de colores, transiciones perfectas, luces y sombras maravillosas… y que apenas hemos empezado a explotar. Netflix se ha puesto las pilas, con series como la ya extinta Marco Polo y otras nuevas que no están nada mal. Los Blu-Ray, muy pocos, tienen algo de esto también. Xbox One S… hace sus pinitos con Forza Horizon 3, por ejemplo. Aunque en esto gana PlayStation 4 Pro, por usos, aunque carezca de reproductor físico… ¿Quién lo necesita?

Velocidad de SSD+ para algo más que ver películas

El nuevo cable que aprovecha el estándar HDMI 2.1 ofrece un ancho de banda de hasta 48Gbps. Más que la mayoría de discos SSD disponibles y mucho más que cualquiera de los de tipo mecánico. Esto nos permite ver imágenes de vídeo sin comprimir y sonido con la más alta calidad. Siempre que la pantalla que conectemos sea compatible y que el reproductor, conversor digital analógio o la sala nos lo hagan apreciar. Si no tenemos un cine, unos buenos auriculares y un buen equipo de audio harán el trabajo en su lugar.

Se nos llena la boca con 4K y HDR, pero aún nos faltaba un estándar de conexión a la altura... ¿Qué tal pantallas de 120Hz reales?

Los 6GB/s de información dan para hasta 8K de resolución a 60 imágenes por segundo y HDR activado. Con lo que estamos deseosos de ver la siguiente generación de tarjetas gráficas y CPU, quizá en 2018, que podrán alimentar juegos con esta calidad de imagen. Recordemos que el estándar HDMI 2.1 se acaba de presentar, con lo que tardaremos en sacarle provecho.

Si seguimos con las novedades de HDMI 2.1, entramos en el terreno de la inteligencia digital. Es decir, incluye sonido eARC. Un formato que no se limita a transmitir el audio grabado de un dispositivo a otro, sino que implica algo más. Permite calcular la posición de cada fuente, aplicarle efectos y, más o menos, tratar cada sonido como un objeto modificable. Algo que antes quedaba reservado al ordenador, consola o reproductores algo especiales, junto a micrófonos que complicaban la cosa. Aparte de esto, eARC sirve para identificar cada dispositivo conectado, con lo que facilita conformar une ecosistema que se lleve bien. El sueño húmedo de muchos aficionados a los home cinema, vaya.

Esperemos que Xbox Scorpio llegue con HDMI 2.1 y hardware capaz de rellenar bien esa conexión.

Ya nos hemos empapado de casi todo lo que ofrecerá el estándar HDMI 2.1 cuando haya software, reproductores, pantallas, amplificadores, sintonizadores, conversores… quizá consolas como Xbox Scorpio y desarrolladores que lo aprovechen. Pero hay más, como un modo juego, Game Mode VRR, que nos recuerda a lo que hacen tecnologías como NVIDIA G-Sync o AMD FreeSync. Es decir, que promete evitar artefactos cuando la tasa de imágenes por segundo se pone a bailar.

Dicho todo esto, podrían haberle llamado HDMI 3.0. Pero recordemos que es solo una evolución de lo que ya teníamos y, más bien, lo que algunos esperábamos para el HDMI 2.0. Es decir, que nos encanta el estándar HDMI 2.1. Lo queremos ya y deseamos que se aproveche cuanto antes en todo tipo de dispositivos. Con la promesa de reducir el lag en juegos, VR, 4K HDR a 120fps, 8K HDR a 60fps, hasta 10K con lo que parece ser 10.240×4.320 y más allá. Pero aún es pronto para hacer una valoración sobre su implantación. Por favor, que sea rápida e indolora.

sirbruce_es