La compañía Strōma, con sede en California, crea un tratamiento láser capaz de cambiar el color de ojos, de marrones a azules. Un tratamiento láser capaz de cambiar el color de ojos

La compañía Strōma, con sede en Laguna Beach, California, crea un tratamiento láser capaz de cambiar el color de ojos marrones a azules. Un rasgo que hasta ahora había estado determinado exclusivamente por la genética o las prótesis. En poco tiempo podremos ser nosotros los que elijamos la posibilidad de tener un color diferente y poco común en muchos países, ya que sólo un 10 % de la población mundial tiene los ojos azules.

En pocos años podría haber un tratamiento láser capaz de cambiar el color de ojos, de marrones a azules.

La razón por la que tenemos ojos oscuros es debido a la capa superior del iris, el estroma. En el caso de ojos negros o marrones esta capa contiene alta concentración de melanina. Un pigmento natural que da color a piel, ojos y pelo. Mientras que en ojos claros hay menos melanina contenida. En el caso de los ojos azules existe un efecto de dispersión de la luz denominado efecto Tyndall. Este efecto es muy parecido al de Rayleigh, que es el que hace al cielo parecer de color azul. Por lo que, en realidad, los ojos azules no presentan pigmentación.

Este tratamiento láser, que podría durar 30 segundos en cada ojo, se basa en interrumpir la melanina en el estroma del iris. Finalmente, varias semanas después, el ojo eliminará el resto.

En cuanto al precio, se calculan unos 5.000 dólares. Sin embargo, no está aún disponible al público. En el estudio previo se precisan tratar a unos 20 pacientes. Seguidos seguidos de 100 países diferentes y examinar los efectos posteriores a un período de tiempo.

El peligro que se ha observado es el Glaucoma. Se trata de una enfermedad que se produce cuando el pigmento entra en contacto con la segunda capa del iris, el epitelio. Sin embargo la empresa ha manifestado que es uno de los problemas que ha tratado desde el principio. El tratamiento láser sólo afecta a la primera capa, por lo que no habría ningún inconveniente. Igualmente, cualquier información necesaria sobre la seguridad, procedimiento o sobre la misma empresa puede encontrarse en la página web de Stroma.

Por ahora, es necesario esperar a que los organismos reguladores opinen que es seguro. Mientras tanto, siguen buscando pacientes voluntarios para las pruebas en Costa Rica, México, Filipinas, Londres, París, Toronto y Argentina. Vamos, que va para largo y no es seguro que vaya a convertirse en algo habitual. ¿Imaginas que cambiar el color de ojos a azules fuera lo habitual, como en la película “El pueblo de los malditos“?

Esther Díaz

  • Christopher Alan

    Hola muy buenas me gustaría ser voluntario para el cambio de coloración de ojo soy del estado de México tengo 19 años mi correo es alan161295@hotmail.com